La Historia de las Velas

La palabra vela o cirio, procede del latín su significado es brillar. Un medio de ofrenda es encender una vela en una iglesia, un santuario, o un templo, sintiendo una manifestación espiritual, y una necesidad interna de ponerte en contacto con Dios, con los Santos o las Vírgenes de nuestras parroquias, y descargar nuestras culpas, nuestras penas, nuestros pecados, nuestras incertidumbres, pidiendo un favor por nuestros allegados o por nosotros mismos, es necesario cargar esta vela con claridad del propósito que queremos y siempre encenderlas con materiales naturales, y nunca de otra vela ya encendida en ofrenda.


 



Cuando se utilizan para ceremonias de cultos, rituales o trabajo de magia, estas velas también deben ser encender con cerillas o alguna remita prendida, pues el fuego es uno de los cuatro elementos que compone el mundo material, aire, agua, fuego y tierra, y el fuego siempre se ha conocido como un arma muy poderosa para la humanidad y su evolución, de ahí nació un mito celestial muy conocido en la historia de Prometeo, el que robó el fuego a los dioses para entregarlo a los hombres, poniéndolo en manos de los humanos. 

La magia y el poder del fuego está en proporcionarlo y mantenerlo encendido durante un determinado periodo de tiempo, así cuando la vela se va quemando se va produciendo energía en la que va nuestro propósito, la que termina como destino final en el plano astral, donde se acumula y pasa a convertirse en materia la que favorece al objetivo, ya sean de índole espiritual o material, y hace que se cumpla de forma natural. 

Estas velas debe de estar hecha lo mas puras posibles de cera de abejas para que queme bien y tenga su efecto mágico.


 




Esta magia se puede trabajar para hacer el bien, con velas blancas, y para hacer el mal se utiliza las velas negras de cebo, estas solo y únicamente para invocaciones de magia negra, con la que hay que tener mucho cuidado con lo que se hace o se pide, pues se tiene que tener conocimiento y saber controlar y dirigir la energía. 

 Las velas de miel se utilizan para todo lo relacionado con el amor de pareja. Y las de parafina, son las que más se usan y se adaptan a todos los fines. Para apagarla nunca se debe soplar la llama, hay que quitar el oxigeno del fuego ahogándolo con un objeto, o mojándose los dedos pulgar e índice y oprimiendo la mecha.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...