Adivinacion a traves de la llama de las velas


Para proceder será conveniente fijarnos muy bien en las diferentes evoluciones de la llama, en este caso observando sus movimientos, aspectos conocidos como "danza", sus tamaños, crecidas y decrecidas y los denominados efectos adyacentes, en este caso chispas, emanaciones de color, o bien tonalidades que pueda apreciar el adivino. En este caso no se trata de fijarnos en las posibles figuras o imágenes que el operador pueda ver en ella, dado que el ejercicio basado en esta modalidad, debe seguir otras premisas para poderse tener en cuenta como resultado. Para proceder con esta práctica debemos apagar cualquier tipo de luz que exista en la sala e iluminamos de forma indirecta con las velas blanca y negra y con la propia vela adivinatoria. Acto seguido el oficiante se relajará y seguirá los pasos de escuchar la pregunta y transmitirla al oráculo: sugerimos respirar profundamente un par de minutos y luego preguntar con los ojos cerrados para seguidamente abrirlos fijándose muy bien en la imagen que capta durante breves segundos. Después si usted desea continuar preguntando volverá a cerrar los ojos y repetirá la operación.

De esta observación podemos descubrir diferentes aspectos que debemos interpretar de esta forma:


DANZAS DE LA LLAMA


Movimiento hacia la izquierda:


Se refiere a la no consecución de proyectos o ideas. Nos da una respuesta negativa a una pregunta concreta. Indica acontecimientos en contra, adversidad y desánimo. También desamor o soledad.


Movimiento hacia la derecha:


Presagia acontecimientos que provocarán cambios positivos. En el amor reconciliaciones y nuevas parejas. En el trabajo posibilidades de ascensos y mejoras. Recuperación en la salud y vitalidad energética. Nos da una respuesta concreta de "sí" a una pregunta también concreta.
Movimiento en espiral o en zig zag:
Es una danza de advertencia, indica la necesidad de mantener una cierta cautela y sosiego en el mundo de la comunicación con los demás. Sugiere interiorización, pues presagia la aparición de enemigos o adversarios que traman algo en contra del consultante. En el terreno de lo económico nos habla de la falta de apoyos y avales.


Esta posición nos aconseja guardar los proyectos e ideas para más adelante antes de hacerlos públicos.


Movimiento abombado:


Cuando la llama se ensancha y estrecha en la zona de su base debemos entender que "danza con espasmos". No hay una concreción, por ello el oráculo sugiere una reflexión intensa sobre aquello que se está preguntando. Aconseja la búsqueda de nuevos consejeros pero entre las personas de más confianza, nunca entre nuevos contactos. De igual forma nos manifiesta la necesidad de mirar un poco hacia atrás y revisar la corrección o incorrección de los pasos que hemos realizado en un pasado no muy lejano.


LOS TAMAÑOS Y SU SIGNIFICADO


Los tamaños de la llama los entendemos como crecidas o decrecidas del fuego, siempre por orden involuntario cuando la mecha de la vela está en óptimas condiciones y no existe agente externo que dificulte el proceso de arder.
Aumento de la luminosidad:
Muestra la presencia de energía. Advierte de peligros procedentes de asociaciones no convenientes y de malos consejos. Sugiere soledad, reflexiones internas y replanteamiento de proyectos e introversión.

Elevación repentina de la llama: 


A nivel general lo podemos considerar como un buen augurio. De hecho manifiesta la suerte que tendrá el consultante en aquellos aspectos de su vida en los que no cree demasiado. Un crecimiento o elevación repentina de la llama siempre nos habla de buena suerte, de prosperidad y consecución de proyectos, además de mejoras y honores en el campo de lo laboral. Aplicado al mundo de la pareja, podemos interpretarlo como un retomo a la normalidad si ha habido discusiones y, también, como excelente presagio de momentos de interiorización y mayor disfrute en general.

Elevación repentina seguida de un descenso:


Es una posición de advertencia muy seria y que conviene tener muy en cuenta, ya que este tipo de manifestación indica que debemos llevar cuidado con lo conseguido o realizado, pues las cosas de igual manera que nos llegan pueden desaparecer. Por todo ello nos habla de situaciones delicadas, altibajos extremos en el camino o bien, resolución de los problemas que nos preocupan.
Aconseja no realizar especulaciones de ningún tipo y mucho menos en el amor. De hecho en este aspecto recomienda no efectuar ningún replanteamiento sobre la realidad o la situación de la pareja, puesto que podrían aparecer inútiles y prolongadas discusiones. Al mismo tiempo esta señal manifiesta problemas de índole familiar, especialmente discusiones con seres bastante allegados dentro de la propia familia.



OTROS EFECTOS A TENER EN CUENTA

Crepitación sin chispas:


A veces, durante la combustión normal, la vela crepita y ello debemos entenderlo como un proceso habitual, sin embargo, cuando el crepitar empieza a ser excesivo o reiterativo es cuando debemos comenzar a fijamos qué es lo que está pasando. En este orden, una crepitación nos habla de la posibilidad de accidentes y problemas relacionados con el mundo de las emociones, es decir, nuevos proyectos, ideas, pensamientos, etc. También dificultades de índole laboral. En el amor nos habla de paralización de cualquier tipo de novedad, aunque nos manifiesta también grandes e interesantes momentos amatorios.


Desprendimiento de chispas:


Cuando ocurre este fenómeno debemos hablar siempre de la producción de errores y fallos, que siendo cometidos por el propio consultante afectarán a terceras personas, tanto en la consecución de nuevos trabajos y proyectos como en las relaciones humanas.


Aparición de un punto de luz en el pabilo:


Independientemente del tono que luzca esta aparición de color, siempre debemos entenderlo como una respuesta positiva a nuestra pregunta concreta, es decir, como un "sí". Paralelamente nos anuncia prosperidad y éxito en los asuntos iniciados hace algún tiempo. Por lo que se refiere a los temas laborales nos habla de un buen momento para realizar reinversiones y para cobrar por fin aquella deuda todavía pendiente.


Formación de varios puntos de luz en el pabilo: 


Indica que el consultante se halla en un momento casi inmejorable para desarrollar al máximo todo lo relacionado con la adquisición de nuevos conocimientos, independientemente del lugar de donde estos procedan También es un fenómeno que se suele asociar con la llegada de descubrimientos importantes. En el ámbito propio de la familia, esta posición nos puede anunciar la llegada de nuevos miembros al clan familiar bien sean sobrinos o cuñados políticos.


Aparición excesiva de humo:


Estamos ante un claro indicador que nos dice que la vela no está en condiciones de responder, aunque por otro lado este fenómeno también puede interpretarse como la llegada de momentos de enturbiamiento en la aclaración de las dudas del consultante, es más, nos indica que pasará por momentos y situaciones en los que será muy necesario tomar distancia (apartarnos) de las cosas antes de continuar adelante.


Extinción repentina de la llama:


Si no hay corrientes de aire y la combustión de la vela se desarrolla con total normalidad, este acontecimiento suele tomarse como un presagio de accidentes y desgracias difíciles de solucionar. La respuesta es un "no" rotundo. Y nos advierte sobre la posibilidad de fracasos.


 Aparición de colores:

Siempre debemos entender esta aparición de colores como algo especial, de igual manera que debemos valorar los colores que aparecen en la llama, siempre y cuando éstos sean diferentes a los habituales.
Dentro de los diferentes tonos, debemos tener en cuenta estas apariciones:
Rojo:
Nos habla de vitalidad, energía y fuerza; pero también de luchas y disputas.
Azul:
Si este color aparece más allá de su presencia normal en la vela, nos habla de una conexión muy fuerte a nivel espiritual, e indica que es necesario meditar con el máximo de sosiego todo aquello que se pregunta.
Verde:
Es un color de exclamación relacionado con la salud. El verde nos dice que habrá una recuperación pronta o que la salud será vigorosa.
Naranja excesivo:
Manifiesta la necesidad de poner en claro todo lo relacionado con la sexualidad del consultante.
Amarillo excesivo:
Indica la presencia de novedades inesperadas relacionadas con el trabajo y los beneficios económicos del consultante. Señal de buena suerte en juegos de azar.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...