ME GUSTA Y COMPARTE

Ritual para aliviar y tranquilizar los nervios



Encienda la vela del ALTAR 1 y 2.
Encienda el incienso.
Siéntese un momento y trate de dejar la mente libre de
cualquier pensamiento.
Encienda la vela del CONSULTANTE y diga:

“He aquí, en paz, a…. (Nombre)…., su espíritu es tan constante como la llama de la vela”.
Encienda la vela NARANJA y diga:

“He aquí el impulso para sus esfuerzos. He aquí la fuerza para que queden a un lado sus temores”.

Encienda las velas AZUL BRILLANTE 1 y 2. Diga: “Alrededor de …. (Nombre)…. hay paz, tranquilidad, paciencia y amor”.
Siéntese un momento en silencio. Luego, diga sosegadamente:
“Que suave es la lluvia, cae tranquila
Por los campos de los alrededores.
Llena el corazón y apacigua la mente,
Nos trae la soledad que tanto buscarnos.

Tamborilea de una forma tan dócil
Que parece que jamás deja caer una hoja, El agua que ha traído Lavará todas las heridas. Y tras ella viene la suavidad, La quietud, la paz y el amor Llenan el ambiente de un frescor nuevo Que baja de las mismísimas nubes. Se siente tanta calma, tanta calidez, tanta tranquilidad.

Que ya no podríamos ponernos nerviosos o Alterarnos nunca más, Tan sólo existe la tranquilidad. Porque sentimos el amor a nuestro alrededor, Tan suave, tan tranquilo, tan seguro; Podemos relajarnos, podemos descansar, De paz y quietud, hacemos una cura”.

Siéntese diez o quince minutos e imagínese praderas, torrentes, bosques, campos y flores. Que pasen por su mente cosas agradables, objetos mejor que acontecimientos. Luego, repita:

“Que suave es la lluvia, cae tranquila
Por los campos de los alrededores.
Llena el corazón y apacigua la mente,
Nos trae la soledad que tanto buscamos.
Tamborilea de una forma tan dócil
Que parece que jamás deja caer una hoja,
El agua que ha traído
Lavará todas las heridas, y tras ella viene la suavidad,
La quietud, la paz y el amor
Llenan el ambiente de un frescor nuevo
Que baja de las mismísimas nubes. Se siente tanta calma, tanta calidez, tanta tranquilidad.

Que ya no podríamos ponernos nerviosos o Alterarnos nunca más. Tan solo existe la tranquilidad, Porque sentimos el amor a nuestro alrededor, Tan suave, tan tranquilo, tan seguro; Podemos relajarnos, podemos descansar, De paz y quietud, hacemos una cura”.

Apague las velas. Repita el ritual cuando sienta la necesidad de hacerlo.

SUSCRITE Ahora para recibir los mejores Árticulos sobre el Divino Niño

 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...