Ritual Mágico con Manzanas para Limpiar Energias Negativas y detrabar Caminos

  
Como habéis ido comprobando, me gusta dar a conocer rituales que sean sencillos de realizar y, sobre todo, que no precisen materiales costosos o difíciles de encontrar para su ejecución. No creo que sea más efectivo un trabajo de Magia porque nos gastemos un dineral en él y sea de lo más complejo y sofisticado; me parece que es mejor uno simple, pero realizado con todos los sentidos, con una fe inquebrantable y en el que nos impliquemos totalmente, de forma emocional y espiritual.

Por eso hoy quiero compartir con vosotros un ritual muy sencillo, para el que utilizaremos muy pocos elementos, perfectamente asequibles. Se trata de un ritual para limpiar las energías negativas que nos acompañan sin que seamos conscientes de ello. En esta ocasión, hemos de repetir el mismo trabajo dos viernes consecutivos para completar su eficacia. Lo he tomado del fantástico libro de José Luis Alcaraz “Magia, rituales y oraciones” editorial Tikal, que recomiendo a aquellas personas que suelen trabajar con la Magia y las oraciones mágicas.

Los materiales a utilizar, para cada viernes, son los siguientes: tres manzanas verdes, una vela azul y varitas de incienso de clavel. Dispondremos también de una porta velas, un soporte para incienso y unas hojas de papel de periódico. Por supuesto, como es habitual, siempre hay que tener a mano una caja de cerillas de madera. Veamos el desarrollo del ritual, tal como lo describe el autor y luego haré algunas apreciaciones personales.

“Para limpiarse de energías negativas, envidias, celos o mal de ojo, hágalo en dos viernes seguidos, preferentemente por la mañana temprano.
Encienda una vela azul, con cerillas de madera, así como dos varillas de incienso de clavel.
Sitúese delante de la vela y pasándose una manzana verde por todo el cuerpo diga:

“Que todo el mal se vaya de mí

Que todo lo negativo se despegue de mí
Que la alegría vuelva a mí
Que la paz sea mi guía
Que la felicidad presida mi vida
Que la suerte vuelva a mí
Que el mal que siento desaparezca
Así sea”

Repítalo con cada manzana (3 veces)
Envuelva con papel de periódico las tres manzanas y arrójelas a la basura.
Cuando lo haga piense y visualice cómo se van sus malas sensaciones, su mala suerte…
El viernes siguiente vuelva a repetir el ritual. Su vida cambiará”.

En líneas generales este es el ritual. Es aconsejable que cada persona lo incorpore a su gusto personal y, si considera que debe incluir algún elemento, es muy libre de hacerlo.
Tal vez se puede añadir al conjunto una vela blanca para invocar la protección de entidades benéficas, o incorporar una piedra de cuarzo blanco que nivele las energías, o quizás quiera añadir unas flores frescas a modo de ofrenda, … las posibilidades son ilimitadas, lo imprescindible es que el espíritu, las líneas maestras del ritual se respeten, pero hay que hacerlo nuestro, que sintamos que nos pertenece, si no, es muy difícil que funcione.

Me gustaría aquí hacer una aclaración. A veces sucede que somos incapaces de encontrar alguno de los elementos precisos para llevar a cabo el ritual. Es bastante frecuente con el tema de las piezas de fruta, las plantas y las varillas de incienso. La fruta hoy en día es más fácil de encontrar ya que lo que se conocía como fruta de estación pasó a la historia, en la actualidad podemos conseguir cualquier clase de fruta durante prácticamente todo el año, otra cosa será la calidad de la misma.

Si un ritual precisa de manzanas, estas no deberían sustituirse por melocotones, una cosa es que necesitemos manzanas verdes y en ese momento no las encontremos y tengamos que conformarnos con otro tipo de manzana, y otra muy distinta es variar por completo el tipo de fruta. Si os fijáis, en la foto, he utilizado manzanas que se ven amarillas porque ya están demasiado maduras, pero al comprarlas eran verdes, del tipo que se conoce como Golden.

El tema de las plantas y flores es más delicado, sí que es verdad que no es fácil encontrar plantas que no son originarias del lugar o que no son apropiadas según la estación. Por ejemplo aquí en el centro de España es muy fácil encontrar la flor conocida como Galán de noche o Diego, crecen casi de forma silvestre, pero esta planta es de verano, en el mes de enero no la encontraremos.

Si bien es cierto que con los invernaderos prácticamente ese problema se ha solucionado, no todo el mundo puede pagar algunas plantas que, al estar fuera de época son muy caras. Cuando me encuentro un caso en el que la consecución del ritual supone encontrar materiales poco usuales o muy caros, prefiero hacer un ritual que sea equivalente. Hay cientos de rituales que sirven para lograr los mismos objetivos, lo que cambia es el material utilizado y el desarrollo del mismo, es mejor optar por rituales sencillos y factibles, ya que tenemos la inmensa suerte de poder elegir.

Otro asunto que tiene más fácil solución es el de las varillas de incienso, estas pueden ser sustituidas perfectamente por aceites esenciales para quemador. Por eso he incorporado en la foto un frasquito de esencia de clavel. Un último apunte, no muchas personas pueden realizar un ritual un viernes por la mañana.

Generalmente están trabajando (los afortunados que tienen trabajo) o estudiando; lo ideal sería realizar el ritual a las horas indicadas, pero no es imprescindible. Si no es posible hacerlo el viernes por la mañana, se hará al volver a casa, después del trabajo o de clase

 Si te ha gustado este ÁRTICULO, puedes hacer clik en ME GUSTA, en + 1 y de compartirla en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al enviar tu comentario acepta las normas básicas y obvias de etiquetas. Todo comentario ofensivo será borrado inmediatamente. No se publicarán oraciones o cadenas. Respete a los demás como desearía que usted fuese tratado. Su correo-e NO se compartirá con terceras personas.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...